Crítica de El Tren De Las 3:10

Intensa, pero algo sosa

Uno de los géneros más prolíficos y lustrosos de la historia del cine se resiste a morir, por un motivo bien comprensible: está plagado de buenos personajes, buenos guiones, situaciones que unen lo más heroico con lo más arrastrado -putas con honor, asesinos con principios, ladrones bondadoso, sheriffs corrompidos, empresarios sin escrúpulos...- y lo que es mejor, un buen puñado de clásicos que se pueden revisar para actualizarlos con actores de moda. El film que nos ocupa es una revisión casi literal de uno de los mejores títulos del género, "El tren de las 3 y 10" de Delmer Daves, un mítico film protagonizado por Glenn Ford y Van Heflin que daba incluso una vuelta de tuerca al empleo del tiempo cinematográfico tal y como hizo "Solo ante el peligro". La única pega de ese clásico -recordemos que Daves hizo otro monumental western, "El árbol del ahorcado"- era un desenlace tan poco creíble como cuestionable; no obstante, contenía un buen puñado de inolvidables secuencias -el duelo interpretativo entre los protagonistas era memorable- y una realización realmente brillante, intensa, claustrofóbica. Un director comercial con oficio como Mangold -que ha demostrado su, al menos, habilidad en títulos de buena taquilla tan dispares como "Identidad", "Inocencia interrumpida" o "Kate y Leopold"- ha dirigido esta adaptación casi literal al clásico de referencia, con los que posiblemente sean dos de los puntales más sólidos en el panorama internacional de estrellas, Russell Crowe y Christian Bale, para contar esta intensa historia de honor y desesperación: un pobre granjero arruinado tiene como única esperanza para sustentar a su familia el formar parte de la escolta -casi suicida- a un peligrosísimo forajido hasta la estación de un tren que partirá a las 3 y 10 hacia la prisión de Yuma, pero las cosas irán de mal en peor cuando los secuaces del detenido intenten liberarlo... La progresión dramática está conseguida, y los momentos de tensión no solo provienen de mostrar el hosco carácter del pistolero que detienen -ejemplarmente interpretado por Crowe- sino de la propia situación del personaje de Bale, la desesperación llevada al extremo por culpa de un cacique inmisericorde que pretende quedarse con sus tierras por tres dólares -o mejor, tres centavos- cortándole el agua y rechazando la única joya familiar de su pobre esposa. Técnicamente, no hay nada que deslumbre especialmente -la fotografía es correcta, así como la banda sonora...- y se echa de menos algo de la grandeza épica de "Sin Perdón" o "El Jinete Pálido", pero no obstante es un digno homenaje al western más clásico, del que directamente bebe en intensidad, pero no así en sabor, quedándose algo soso.

EL CRÍTICO

Criticas Realizadas por Federico Casado Reina

Psicólogo de formación, estoy enamorado del cine desde pequeño. Desde 1984 he ejercido como crítico en ABC, Onda Cero, Radio Nacional o Canal Sur, entre otros medios de comunicación. Creativo, guionista y realizador, soy Jefe de Desarrollo de Maestranza Films.

Opiniones